DIARIO EVANGÉLICO DIGITAL «BEREA»

Países de trasfondo comunista e islámico radicales son enemigos de libertad religiosa




Jueves 29 de Mayo del 2008
Persecuciones
Estados Unidos

WASHINGTON, Estados Unidos (La Razón/ACPress.net)
No es fácil ser cristiano en China, Sudán o Corea del Norte. Es la conclusión extraída de un informe sobre libertad religiosa.

El comunismo y el radicalismo islámico continúan siendo los peores enemigos para la libertad religiosa. Así se desprende del informe anual que elabora la Comisión estadounidense para la Libertad Religiosa Internacional, hecho público a principios de este mes. En sus conclusiones, la comisión recomendó a la Secretaría de Estado que incluya entre los "países de particular preocupación" a Birmania, Corea del Norte, Eritrea, Irán, Pakistán, China, Arabia Saudí, Sudán, Turkmenistán, Uzbekistán y Vietnam.


La Declaración Universal de los Derechos Humanos
indica que todo hombre puede elegir libremente su religión.


Esta catalogación supone el reconocimiento de que los gobiernos de estos países son responsables directos, o toleran, la violación sistemática de la libertad religiosa. El informe también prevé una "lista de alerta", para lugares donde las violaciones, aún de gravedad, tiene un grado menor. En ella incluyen a Afganistán, Bielorrusia, Bangladesh, Cuba, Egipto, Indonesia y Nigeria.

En un comunicado, el presidente de la Comisión, Michael Cromartie, hace un llamamiento que coincide con las palabras de Benedicto XVI ante la asamblea de las Naciones Unidas, donde pidió que la comunidad internacional fuera garante del cumplimiento de los derechos humanos.

En su informe, la comisión constata que en lugares como Arabia Saudí la carencia de libertad religiosa es absoluta, incluso para las corrientes islámicas que no sean la oficial suní. Las promesas de las autoridades sobre las medidas previstas para aumentar la libertad religiosa en el país de Mahoma han sido constantemente incumplidas.


Debido a la persecución contra los cristianos chinos diversas organizaciones
están llamando a boicotear las Olimpiadas a realizarse en Beijing, China.

                                 
Por su parte, ni la apertura en lo económico ni la celebración de los Juegos Olímpicos ha cambiado la actitud de las autoridades chinas hacia los grupos religiosos no autorizados por el Estado. Sin embargo, el informe constata que, a pesar de estos problemas, estas comunidades están creciendo con rapidez.

Ya en África, los problemas se encuentran en los países donde triunfa el islamismo radical. Aunque la situación ha mejorado ligeramente en el sur del país, en el norte todos los ciudadanos, incluidos los cristianos, están sometidos a la "sharia", la legislación islámica.

COMENTARIOS:

Si desea dejar algún comentario sobre esta noticia puede hacerlo AQUÍ

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: