DIARIO EVANGÉLICO DIGITAL «BEREA» - Visite nuestra nueva dirección web: www.diarioberea.blogdiario.com

Un trasvase desde el Mar Rojo, única esperanza de «resucitar» el Mar Muerto




Martes 01 de Mayo del 2007
Sociedad
Imagen:Flag of Jordan.svg Jordania

SHUNE, Jordania (LA RAZÓN / Protestante Digital)
Israel, Jordania y Palestina construirán un acueducto para evitar su desecación, fechada en 2050. Tratan de avanzar en medio de un pantano de conflictos y sospechas, para salvar un tesoro bíblico y ecológico, el Mar Muerto, que se reduce paulatinamente.
 
El nivel de la superficie de este mar, el cuerpo de agua más salobre del mundo, ha bajado un metro al año durante el último cuarto de siglo. Jordania e Israel advierten que de persistir la tendencia, el mar y su ecosistema único desaparecerán para el 2050.

Un proyecto crucial para elevar el nivel del Mar Muerto, el punto más bajo del planeta, involucra el bombeo de agua desde el Mar Rojo, pero ha sido motivo de disputas entre Israel y sus vecinos palestinos y jordanos.

ABISMOS JUNTO AL MAR

La magnitud del problema ha quedado clara por un efecto colateral del agotamiento del agua: una serie de abismos que se abren repentinamente en los terrenos que rodean el mar. Varios letreros a la entrada de la aldea, de 6.000 habitantes, advierten sobre los peligros de los hundimientos.

Hace unos meses, Ibrahim Hamed, un trabajador egipcio, cayó en una fosa que se abrió repentinamente mientras sembraba. El agricultor pasó la noche en el hoyo hasta que un grupo de compañeros oyó sus gritos y, finalmente, pudieron sacarle.

Los derrumbes subterráneos ocurren porque cuando el Mar Muerto retrocede, sus sales son absorbidas por el terreno circundante, lo que erosiona la tierra. El problema podría extinguir un mar que ha sido un lugar histórico, al que se hacen numerosas referencias en la Biblia.

El Mar Muerto ha sido también una atracción turística en Jordania e Israel debido a sus aguas y su lodo negro, a los que se atribuyen propiedades curativas.

El retroceso del mar ha sido causado por Jordania, Israel y Siria, que han desviado y sobrexplotado el agua de los ríos tributarios, lo que ha agravado el problema de evaporación de las aguas en el clima árido.

UNA PLANTA DESALINIZADORA

Las partes en la discusión acordaron a finales del 2005 que realizarían un estudio sobre la factibilidad del acueducto, pero el análisis no comenzó. Israel se retiró de la mesa tras la victoria obtenida por Hamás en los comicios de enero del 2006.

Pero Jordania insistió en revivir el proyecto, y en diciembre del 2006 comenzó finalmente el estudio de factibilidad. Aproximadamente el 60% de los 15,5 millones de dólares que costará la investigación fue aportado por Estados Unidos y otros donadores occidentales.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: